Aquí es donde reside nuestra diferencia. No nos limitamos a diseñar una web. Nuestros conocimientos de marketing nos permiten desarrollar la estrategia que más conviene a su empresa. Se analiza la competencia y se descubren las necesidades del mercado, o se crean, si el producto que tenemos entre manos es oportuno y competitivo. La web viene después, cuando los objetivos están claros.